Istirincha Desarrollo Ecoturistico

Campamento Tortuguero “El Callejón”

Formamos parte  de la red de protección  a las tortugas marinas a partir del año 2002 con el campamento Tortuguero “El callejón” clave CONV– DGVS/CPCTM-057-VER-002  con el fin de proteger con un área de 10 Km.

El Campamento Tortuguero “El Callejón” fue fundado en 1999,  por el biólogo Juan Carlos Stivalet Collinot como medida de conservación, para proteger a las tortugas marinas debido a que sus huevos estaban siendo depredados y las tortugas adultas eran cazadas como fuente de alimento. Se tiene el apoyo económico de la empresa Operadora Ecoturística Istirinchá S.A de C.V que prestó sus instalaciones y cubre gastos de operación.

Durante los primeros años protegíamos alrededor de 2,500 crías por temporada, lo cual se ha ido incrementando gracias a la colaboración y apoyo de los empleados del hotel.

LA SUPERVIVENCIA DE LAS TORTUGAS

El campamento tortuguero “El Callejón”, ubicado dentro del Hotel Istirinchá, protege 2 especies: la tortuga lora, que desova de 30 a 40 nidos anuales, entre los meses de abril a junio; y la tortuga verde, que arriba entre los meses de junio a octubre cuya población es más abundante con aproximadamente 620 nidos al año.

La tasa de natalidad exitosa es en promedio del 90% en la tortuga verde y del 83% en la tortuga lora. Cuando las tortugas emergen de su huevo deben de emprender el recorrido al mar, y es en este pequeño tramo donde tienen más probabilidades de morir ya que diversas aves y cangrejos tienden a cazarlas para alimentarse de ellas, es por este motivo que son pocas las tortugas que llegan al mar y al entrar al mar son predadas por cangrejos, peces (atunes, jureles, tiburones, barracudas), aves (gaviotas y pelícanos) y otros. Se calcula que sólo una de cada mil llega a la edad adulta; esta es la principal motivación para nuestro campamento tortuguero, ayudar a crear una diferencia en las estadísticas para que más de una tortuga logre llegar a la etapa adulta, reduciendo el riesgo de ser depredada en tierra.

Las tortugas tienen viviendo en la tierra aproximadamente 180 millones de años, son sobrevivientes desde la época de los dinosaurios, por ello es importante conservarlas ya que son parte de la historia de nuestro planeta y auténticos fósiles vivientes.

El hombre es su principal depredador pero también puede ser su protector y ayudarlas para su supervivencia, mediante este tipo de proyectos y campañas de concientización en la población para el cuidado de las tortugas y la abolición de las prácticas que reducen sus poblaciones como la caza de ejemplares adultos o el saqueo de nidos de tortugas.

Algunos países han implementado varias leyes de protección hacia las tortugas marinas y los sitios de anidación que se encuentran dentro de su jurisdicción.

TORTUGA LORA

La tortuga Lora (Lepidochelys kempii), es la más pequeña de las tortugas marinas, mide entre 52 y 74cm y pesa entre 32 y 49kg. De caparazón casi circular; cabeza de tamaño mediano y de forma cónica. Mandíbula con forma de pico ancho poco puntiagudo.

Vive sólo en el Océano Atlántico, desde Nueva Escocia hasta las Bermudas; en México vive casi exclusivamente en Tamaulipas y en menor cantidad en Veracruz y Campeche. Las poblaciones que arriban a las playas de Tamaulipas se han recuperado gradualmente, a mediados de 2009 se tuvo un registro histórico de alrededor de 5,200 hembras en solo 2 días.

Las crías son carnívoras y los adultos omnívoros, comen crustáceos, moluscos, algas y medusas.

Se encuentra en un estado vulnerable de conservación. Es la primera en arribar a nuestras playas, presentando poca población en el campamento, tiene más presencia en las playas de Tecolutla, Veracruz.

Gracias a la reubicación de nidos, hemos podido integrar al medio ambiente hasta 5,054 crías de tortuga lora en la temporada 2016.

TORTUGA VERDE

La tortuga verde (Chelonia mydas) pertenece a la familia de los quelónidos. Su distribución es en los  mares tropicales y subtropicales alrededor del mundo. Son verdes debido a la grasa que tienen debajo de su caparazón. Es una especie en peligro de extinción, su explotación está protegida en casi todos los países del mundo.

La apariencia de una tortuga verde es la típica de una tortuga marina, tiene un cuerpo dorsoventral aplanado, una cabeza con cuello corto, aletas con forma de remo adaptadas para el nado. Las tortugas verdes adultas pueden crecer hasta 1,66 m de longitud. A pesar que se han capturado tortugas con un peso de hasta 315 kg, el peso promedio de una tortuga verde adulta oscila los 200 kg. El ejemplar de Chelonia mydas más pesado que se ha registrado pesó 395 kg. Anatómicamente, hay algunas características que distinguen a la tortuga verde de los demás miembros de su familia. A diferencia de su pariente cercano, la tortuga carey, el hocico de la tortuga verde es muy corto y su pico no tiene forma de gancho.

La distribución de la tortuga verde se extiende por los océanos tropicales y subtropicales de todo el mundo, es una de las especies de tortuga marina más estudiada, y mucho de lo que se sabe de las tortugas marinas en general proviene de los estudios realizados sobre la tortuga verde.

Como animales grandes y bien protegidos, las tortugas verdes adultas tienen pocos enemigos y depredadores. Solamente los seres humanos y los tiburones grandes se alimentan con C. mydas adultos.

En el campamento tortuguero hemos llegado a integrar hasta 52,166 crías de tortuga verde.

EL TRABAJO DE PROTECCIÓN DEL CAMPAMENTO “EL CALLEJÓN”

Dentro de las acciones de conservación cuidamos no iluminar la playa durante periodo de desove para no perturbar el proceso de anidación, vigilamos que no sean depredados los huevos, los recogemos y los llevamos a corrales donde son incubados en las dunas bajo resguardo del campamento, asegurando que no sean predados por animales.

El tiempo promedio de desarrollo, desde la puesta hasta el nacimiento es de 45 días, aunque el periodo puede variar de acuerdo a las condiciones climatológicas.

Desgraciadamente, durante los recorridos de recolección de nidos hemos encontrado tortugas muertas principalmente por asfixia (debido a que ingieren bolsas de plástico) o atrapadas en redes de pesca.

En el campamento se hacen actividades de estadística, de investigación, de conservación y de educación ambiental para crear conciencia principalmente en niños y jóvenes de la necesidad de conservar estos milenarios reptiles.

IMPORTANCIA DE LOS CAMPAMENTOS TORTUGUEROS

En varios países del mundo las tortugas son cazadas por su carne o caparazón, sus huevos son robados de los nidos para ser comidos o vendidos en mercados negros principalmente. La contaminación de las playas y mares daña también a las poblaciones de tortugas. Muchas tortugas quedan atrapadas en las redes de pesca o comen bolsas de plástico en el mar que confunden con medusas y mueren ahogadas. Finalmente, las tortugas pierden su hábitat debido a la expansión de los sitios de habitación humana que día a día demandan más espacio para la construcción de edificaciones y en zonas turísticas esto significa la creación de edificios en playas, en gran parte de los casos sin importar el impacto ambiental que estas construcciones pueden tener en la naturaleza. Esta ha sido una importante causa en la pérdida de los sitios de anidación de la tortuga y es por ello que los campamentos tortugueros como “El Callejón” son un baluarte para la conservación de diferentes especies de tortugas que sufren la misma situación en todo el mundo con la esperanza de ayudar a la especie a no desaparecer de la tierra.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *